domingo, 26 de julio de 2015

Abanico LA SIESTA DE LA CALA


Es el segundo abanico que pinto de este diseño. No es fácil repetir. En el momento que pinté por primera vez esta cala, estaría escuchando algún programa de radio, o escuchando alguna peli en la tele, o en silencio, en fin, sintiendo algo diferente a lo que he sentido al repetir este trabajo. No es que sea mejor o peor, es distinto. Por eso, lo hecho a mano y con el corazón, siempre es distinto.
Abanico de madera de peral, 23 x 43cm.
Tela de algodón pintada y recortada a mano.

2 comentarios:

  1. Lo que uno realiza siempre lleva pegado algo de nuestros sentimientos. Por eso hay que valorar lo hecho con nuestras manos.
    Besos Claudia

    ResponderEliminar
  2. Y esa es la magia del arte. Lo distinto que es cada vez...

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por tu visita.